Interesante

Segunda Guerra Mundial: Conferencia de Potsdam

Segunda Guerra Mundial: Conferencia de Potsdam

Tras concluir la Conferencia de Yalta en febrero de 1945, los líderes aliados de los "Tres Grandes", Franklin Roosevelt (Estados Unidos), Winston Churchill (Gran Bretaña) y Joseph Stalin (URSS) acordaron reunirse nuevamente después de la victoria en Europa para determinar las fronteras de la posguerra, negociar tratados y resolver problemas relacionados con el manejo de Alemania. Esta reunión planificada sería su tercera reunión, la primera fue la Conferencia de Teherán de noviembre de 1943. Con la rendición alemana el 8 de mayo, los líderes programaron una conferencia en la ciudad alemana de Potsdam para julio.

Cambios antes y durante la Conferencia de Potsdam

El 12 de abril, Roosevelt murió y el vicepresidente Harry S. Truman ascendió a la presidencia. Aunque era un neófito relativo en asuntos exteriores, Truman sospechaba mucho más de los motivos y deseos de Stalin en Europa del Este que su predecesor. Partiendo hacia Potsdam con el Secretario de Estado James Byrnes, Truman esperaba revertir algunas de las concesiones que Roosevelt le había dado a Stalin en nombre de mantener la unidad aliada durante la guerra. Reunidos en el Schloss Cecilienhof, las conversaciones comenzaron el 17 de julio. Al presidir la conferencia, Truman fue inicialmente ayudado por la experiencia de Churchill en el trato con Stalin.

Esto se detuvo abruptamente el 26 de julio cuando el Partido Conservador de Churchill fue derrotado asombrosamente en las elecciones generales de 1945. Celebrado el 5 de julio, el anuncio de los resultados se retrasó para contar con precisión los votos provenientes de las fuerzas británicas que sirven en el extranjero. Con la derrota de Churchill, el líder británico en tiempos de guerra fue reemplazado por el primer ministro entrante Clement Attlee y el nuevo canciller Ernest Bevin. Al carecer de la vasta experiencia y el espíritu independiente de Churchill, Attlee frecuentemente difería a Truman durante las últimas etapas de las conversaciones.

Cuando comenzó la conferencia, Truman se enteró de la Prueba de la Trinidad en Nuevo México, que señaló la finalización exitosa del Proyecto Manhattan y la creación de la primera bomba atómica. Al compartir esta información con Stalin el 24 de julio, esperaba que la existencia de la nueva arma fortaleciera su mano al tratar con el líder soviético. Este nuevo no logró impresionar a Stalin, ya que se había enterado del Proyecto Manhattan a través de su red de espías y estaba al tanto de su progreso.

Trabajando para crear el mundo de la posguerra

Al comenzar las conversaciones, los líderes confirmaron que tanto Alemania como Austria se dividirían en cuatro zonas de ocupación. Al continuar, Truman buscó mitigar la demanda de la Unión Soviética de grandes reparaciones por parte de Alemania. Creyendo que las reparaciones severas impuestas por el Tratado de Versalles posterior a la Primera Guerra Mundial habían paralizado la economía alemana que lideraba el surgimiento de los nazis, Truman trabajó para limitar las reparaciones de guerra. Después de extensas negociaciones, se acordó que las reparaciones soviéticas se limitarían a su zona de ocupación, así como al 10% de la capacidad industrial excedente de la otra zona.

Los líderes también acordaron que Alemania debería ser desmilitarizada, identificada y que todos los criminales de guerra deberían ser procesados. Para lograr el primero de estos, las industrias asociadas con la creación de materiales de guerra se eliminaron o redujeron con la nueva economía alemana que se basaría en la agricultura y la fabricación nacional. Entre las decisiones controvertidas a las que se llegó en Potsdam estaban las relativas a Polonia. Como parte de las conversaciones de Potsdam, Estados Unidos y Gran Bretaña acordaron reconocer al Gobierno Provisional de Unidad Nacional respaldado por los soviéticos en lugar del gobierno polaco en el exilio, con sede en Londres desde 1939.

Además, Truman aceptó a regañadientes acceder a las demandas soviéticas de que la nueva frontera occidental de Polonia se extendiera a lo largo de la línea Oder-Neisse. El uso de estos ríos para denotar la nueva frontera vio a Alemania perder casi una cuarta parte de su territorio anterior a la guerra, y la mayoría fue a Polonia y una gran parte de Prusia Oriental a los soviéticos. Aunque Bevin argumentó en contra de la Línea Oder-Neisse, Truman efectivamente negoció este territorio para obtener concesiones en el tema de las reparaciones. La transferencia de este territorio condujo al desplazamiento de un gran número de alemanes étnicos y siguió siendo controvertido durante décadas.

Además de estos temas, la Conferencia de Potsdam vio a los Aliados acordar la formación de un Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores que prepararía tratados de paz con los antiguos aliados de Alemania. Los líderes aliados también acordaron revisar la Convención de Montreux de 1936, que otorgó a Turquía el control exclusivo sobre el estrecho turco, que Estados Unidos y Gran Bretaña determinarían el gobierno de Austria, y que Austria no pagaría reparaciones. Los resultados de la Conferencia de Potsdam se presentaron formalmente en el Acuerdo de Potsdam que se emitió al finalizar la reunión el 2 de agosto.

La Declaración de Potsdam

El 26 de julio, mientras estaba en la Conferencia de Potsdam, Churchill, Truman y el líder nacionalista chino Chiang Kai-Shek emitieron la Declaración de Potsdam que describía los términos de la rendición para Japón. Reiterando el llamado a la rendición incondicional, la Declaración estipulaba que la soberanía japonesa se limitaría a las islas de origen, los criminales de guerra serían enjuiciados, el gobierno autoritario terminaría, los militares serían desarmados y se produciría una ocupación. A pesar de estos términos, también enfatizó que los Aliados no buscaban destruir a los japoneses como pueblo.

Japón rechazó estos términos a pesar de la amenaza aliada de que se produciría una "destrucción rápida y absoluta". Reaccionando, a los japoneses, Truman ordenó que se usara la bomba atómica. El uso de la nueva arma en Hiroshima (6 de agosto) y Nagasaki (9 de agosto) finalmente condujo a la rendición de Japón el 2 de septiembre. Al salir de Potsdam, los líderes aliados no se encontrarían de nuevo. El glaseado de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética que comenzó durante la conferencia finalmente se intensificó en la Guerra Fría.

Fuentes Seleccionadas

  • The Avalon Project, The Berlin (Potsdam) Conference, del 17 de julio al 2 de agosto de 1945